• Inicio
  • Empresa
  • Registro
  • Noticias
  • Galería
  • Vídeos
  • Dónde estamos
  • Contactar
Buscar Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso  Puede cambiar la configuración u obtener más información 'aquí'.
NOTICIA

Smartphones, cohetes espaciales y coches. El futuro de la cerámica.

 

 

 

ceramica,tecnologia,smartphones,coches,cohetes,diseño,cas,decorativa

Durante largo tiempo se ha pensado en la cerámica como un material frágil y con poca resistencia, pero los últimos avances en tecnología desmienten completamente esta falacia. Y es que las investigaciones con cerámica apuntan a que este material es el favorito para una nueva generación de smartphones, motores de coches, cohetes espaciales y todo tipo de tecnologías que va mucho más allá de sus aplicaciones tradicionales en baños y cocinas.

 

Los fabricantes de smartphones que ya han optado por este material estrella lo tienen muy claro, como Apple con su nuevo Apple Watch 2 con caja de cerámica. La cerámica les permite un diseño más bonito, pero sobre todo aportar dureza y durabilidad superior a la del metal. Además, estos dispositivos son resistentes al agua gracias a un simple sellado. 

 

No termina ahí la retahíla de ventajas del uso de la cerámica en electrónica: la cerámica no es conductora de electricidad ni de calor, por lo que hace que cualquier dispositivo soporte altas temperaturas sin sufrir daño alguno y es un buen aislante de electricidad. ¿Dónde queda aquello de frágil y poco resistente? Como cualquier otro material, la resistencia de la cerámica depende del producto con el que se trate.

 

ceramica,tecnologia,smartphones,coches,cohetes,diseño,cas,decorativa

Pero lo más sorprende es que Apple y los imitadores de la marca de la manzana asiáticos como Mi, que también han experimentado con la cerámica para sus smartphones, no han descubierto nada que otras industrias ya no supieran. Ya en los años 80 Toyota experimentaba con motores cerámicos para coches que podrían soportar hasta 3300º C sin requerir ventilación y, por lo tanto, que consumían menos. Aunque el gigante automovilístico japonés no consiguió lo necesario para producir estos motores en serie, las ventajas eran palpables y muchas partes de los motores actuales de diversas marcas están fabricados con estos materiales.

 

Tampoco la industria aeroespacial ha dejado pasar por alto las enormes cualidades cerámicas: parte de los cohetes espaciales que se mueven por el espacio están fabricadas con azulejos cerámicos, material con más resistencia a altas temperaturas que ofrece además una elevada resistencia ante colisiones. Los astronautas no lo dudan: la cerámica es el mejor aliado ante las condiciones más extremas. 


Volver